Silvana toma fotos desde que le dieron en la primaria un celular nokia con cámara. Como respuesta a una necesidad de pertenencia, empieza a trabajar con la imagen de la Ciudad de México a partir de una narrativa ficticia en la que la Ciudad ha colapsado. Le atraen mucho los perros callejeros, las máquinas, las lonas, las bolsas y el cascajo.

La identidad visual de la CDMX como tema, le apasiona al mismo tiempo que le infunde temor; considera que la fotografía, al ser asumida por la mayoría como una documentación fiel al acontecimiento que retrata, es un medio perfecto para construir mentiras. Con eso en mente, se da a la labor de retratar una ciudad que solamente existe ante sus ojos.

 

 

 

Actualmente se siente perturbada (para bien y para mal) por el revival que la moda y el arte están haciendo de elementos tradicionalmente vinculados con lo “popular”, mismos que al ser exotizados adquieren un valor distinto cuando un foráneo (es decir, alguien que no pertenece al contexto de donde dichos elementos son oriundos) los usa y explota. Cuando le pregunté qué opina de las campañas editoriales y de otros proyectos fotográficos que buscan servirse de la imagen del barrio bravo, pero que no están pensados para mostrarse allí ni para hablar de él, en poquísimas y altisonantes palabras externa que no le gusta en lo más mínimo, y que ella es de la idea de que “estaría mucho más chido integrar a la gente que de verdad ha tenido que aguantar lo cabrona que es la vida en esos lugares, en vez de solamente llegar tú con tu cámara a fotografiar por dos semanas y ya”.

 

 

 

 

 

En cuanto a eventos culturales y fiestas en la CDMX, dice muy segura: “Si, yo ya caí en las garras del perreo”. Respecto a los reiterados comentarios que aseguran que el reguetón es un género musical misógino y denigrante, ella defiende que el reguetón es el nuevo Rock con el argumento de que sobre el Rock se dijo lo mismo, “que solo denigraba a la mujer y que lo bailaban únicamente las promiscuas y la gente malviviente”, explica es un proceso normal eso de “tirarle mugre a los géneros musicales producidos por la baja cultura antes de que se democraticen” que “lo mismo dijeron del mambo y del danzón en su momento, que era música del demonio”. Silvana es co-gestora de un espacio en la Ciudad de México llamado _llorar, además de eso, lanzó una productora de eventos llamada FIERA, que pretende explotar la tensión que se da entre las obras y la fiesta en las exposiciones de artes visuales, principalmente en las de artistas emergentes. La propuesta inicial consistió en crear una editorial que no imprimiera libros, en donde el texto se plasmaría sobre objetos con los que uno interactúa de forma cotidiana; es decir, generar productos de arte-objeto consumibles que cobren sentido a través de la interacción.

 

 

 

 

Sigue a Silvana en Instagram y a Fiera para que no pierdas de vista sus proyectos.

 

 

Texto: Camila Gb

 

 

15.06.17

You Are Empty

Photographer: Enrico Labriola Stylist: Lyan Kaplun Model: Lyric B MUA and Hair: Natalia Roa (...)

23.06.17

No Sesso Brand Creates High And Inclusive Fashion

NO SESSO, the LA-based fashion house headed by Pierre Davis, and comprised of her close friends, Leo King, J. Sims, and Arin Hayes is a brand you need(...)